Concurso de acreedores ¿a causa del COVID-19?

Concurso de acreedores ¿a causa del COVID-19?

¿Debo solicitar el concurso de acreedores si no puedo cumplir mis obligaciones de pago como consecuencia de la crisis del coronavirus/COVID-19?

Muchas empresas, y también particulares, están viendo reducida, si no paralizada, su actividad, debido a la crisis del coronavirus/COVID-19 y a sus consecuencias. Ello, como es lógico, afecta a sus obligaciones de pago, que no pueden ser cumplidas, en su totalidad, o en parte. Ante esta situación: ¿debe solicitarse el concurso de acreedores?, ¿cuándo debe presentarse la solicitud?, ¿cuál es el proceso a seguir?, ¿qué consecuencias pueden derivarse de la no presentación del concurso de acreedores?, ¿existe alguna solución legal para evitar el concurso?

En las últimas semanas, han sido muchos quienes nos han trasladado estas inquietudes, y, desde BESTAX Abogados y Asesores Tributarios, a través de este artículo, ofrecemos una aproximación a estas y otras cuestiones.

¿En qué situación se debe solicitar la declaración en concurso de acreedores?

La declaración en concurso de acreedores debe solicitarse en caso de insolvencia. Ahora bien, ¿qué se entiende por situación de insolvencia? La insolvencia es, ni más, ni menos, la imposibilidad de cumplir las obligaciones de pago que resultan exigibles. Y dicha imposibilidad puede ser bien actual, o bien inminente.

Existen una serie de hechos reveladores o presunciones de insolvencia, como pueden ser: el incumplimiento de las obligaciones tributarias y/o de cuotas de Seguridad Social durante tres meses, así como el incumplimiento generalizado de obligaciones de pago, entre otros.

Por tanto, como regla general, de conformidad con el artículo 2 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal (LC), debe solicitar la declaración en concurso el deudor que se encuentre en situación de insolvencia, entendida esta como la imposibilidad, actual o inminente, de cumplir sus obligaciones de pago.

¿Quiénes deben solicitar la declaración en concurso de acreedores?

Debe solicitar el concurso de acreedores cualquier persona jurídica (como puede ser cualquier empresa), así como cualquier persona física (esto es, cualquier particular) que se encuentre en situación de insolvencia. Y es que, la obligación de presentar el concurso en caso de insolvencia viene impuesta por el artículo 1 LC.

¿Cuándo se debe realizar la solicitud?

El artículo 5 LC prevé que la declaración de concurso debe solicitarse dentro de los dos meses siguientes a la fecha en la que el deudor hubiera conocido, o debido conocer, su estado de insolvencia.

No obstante, cabe tener en cuenta que el artículo 43 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, establece que los deudores que se encuentren en situación de insolvencia no tendrán la obligación de solicitar el concurso mientras esté vigente el estado de alarma.

¿Cuál es el proceso a seguir para solicitar la declaración de concurso? ¿Ante qué organismo debe presentarse la solicitud?

La solicitud de concurso debe presentarse ante el Juzgado Mercantil del domicilio del deudor, o del lugar en el que se encuentre su centro de intereses principales, tal y como prevé el artículo 10 LC.

La solicitud de concurso debe ir acompañada de una serie de documentos que se detallan en el artículo 6 LC, entre los que se encuentran: una memoria explicativa de la historia jurídica y económica del deudor, de sus actividades, y de las causas que han llevado a la situación de insolvencia, un inventario de bienes y derechos, una relación de acreedores, un listado de trabajadores, las cuentas anuales completas relativas a los tres últimos ejercicios, estados financieros intermedios y una memoria de los cambios significativos operados en el patrimonio neto, entre otros.

De cara a formular la solicitud de concurso, el deudor deberá hallarse representado por procurador y asistido de abogado.

¿Qué consecuencias pueden derivarse de la falta de presentación de la solicitud de declaración en concurso de acreedores?

La falta de presentación de la solicitud del concurso por parte del deudor no impide que el deudor sea declarado en situación de concurso, en la medida de que dicha declaración puede ser solicitada por un eventual acreedor del deudor.

Además, el incumplimiento del deudor de su obligación de solicitar la declaración de concurso, o la presentación tardía de dicha solicitud, supone una presunción de culpabilidad en la generación o agravación de la insolvencia, y podría llevar aparejada la calificación del concurso como culpable y la responsabilidad económica del administrador (en caso de deudor persona jurídica), la inhabilitación para la administración de bienes ajenos y/o la pérdida de derechos en el concurso.

¿Existe alguna solución legal para evitar el concurso?

El artículo 5 bis LC establece el mecanismo conocido como preconcurso, que consiste en que no están obligados a solicitar la declaración de concurso quienes, en el mismo plazo previsto para la solicitud de la declaración de concurso (esto es, tres meses desde la insolvencia) hubieran comunicado al Juzgado competente para conocer el concurso el inicio de conversaciones con sus acreedores para alcanzar un acuerdo de refinanciación o para obtener adhesiones a una propuesta anticipada de convenio.

No obstante, si en el plazo de tres meses no se alcanza el acuerdo de refinanciación, ni se obtienen las adhesiones para la aprobación de un convenio, y la situación de insolvencia persiste, el deudor deberá presentar la solicitud de declaración en concurso dentro del mes siguiente.

Al hilo de lo anterior, cabe tener en cuenta el contenido del artículo 43 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 así como lo indicado por el Consejo General del Poder Judicial mediante la correspondiente nota de prensa: “la Comisión Permanente ha acordado extender el alcance de la suspensión de los plazos procesales prevista en el Real Decreto 463/2020, con carácter general, a aquellos plazos legalmente establecidos para el cumplimiento de obligaciones legales con proyección procesal y, en particular, a los que rigen para la presentación de solicitud de concurso”.

Sin duda, la concursal es una materia compleja que requiere de asesoramiento profesional, experto y especializado. A ello cabe añadir que la situación de cada eventual deudor presenta una serie de singularidades que deben ser analizadas de manera particular. Todo ello, unido a la coyuntura actual, hace recomendable acudir a asesoramiento personalizado y especializado. Desde BESTAX Abogados y Asesores Tributarios, como despacho especializado en Derecho de empresa, ofrecemos asesoramiento en todas estas cuestiones. Puedes dejarnos un comentario o contactar con nosotros a través del siguiente enlace.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.