Novedades en la declaración de bienes en el extranjero (modelo 720)…¿hora de declarar?

Novedades en la declaración de bienes en el extranjero (modelo 720)…¿hora de declarar?

El próximo día 31 de marzo finaliza el plazo para presentar la declaración de los bienes en el extranjero (el modelo 720) relativa al ejercicio 2017. Si bien no se han producido novedades significativas en relación con la cumplimentación de dicho modelo, no es menos cierto que a lo largo de este año han ocurrido ciertos hechos que pudieran tener trascendencia con respecto al mismo…

Por una parte, todos aquellos que teniendo bienes en el extranjero hayan hecho caso omiso, deben tener en cuenta que ya se ha iniciado el intercambio automático de información tributaria entre un centenar de estados, por lo que es muy posible que la administración española ya esté en condiciones de descubrir qué contribuyentes disponen de cuentas y todo tipo de productos financieros en el exterior…

Por otra parte, en junio de este año, se ha producido un importante cambio de criterio: con la publicación de una consulta de tributos, Hacienda aclaró que aquellos contribuyentes que regularizasen su situación de forma voluntaria, sin requerimiento previo, presentando los Modelos 720 pertinentes y regularizando su situación vía IRPF (o IS) se les exigirá el respectivo recargo (15-20%) pero no se les aplicará la sanción del 150% (que, en muchos de los casos, hacia impensable que se produjera la regularización voluntaria, puesto que se acumulaba una deuda frente a la hacienda pública superior a los bienes no declarados). Muchos son lo que consideran que dicho cambio de criterio fue consecuencia directa del Dictamen Motivado de la Comisión Europea (de febrero de 2017) enviado a España mediante el cual se criticaba y exigía la modificación del modelo 720.

Fuera como fuese, lo cierto es que se ha abierto una posibilidad para regularizar los bienes no declarados, si bien quedaría pendiente el escollo de la prescripción no ganada. Recordemos en este punto que una de las principales consecuencias de la no presentación del modelo 720 es la “imprescriptibilidad de las rentas”: los bienes no declarados, una vez descubiertos por el fisco, se considerarán como ganancias patrimoniales no justificadas sin que quepa alegar que se adquirieron en ejercicios prescritos, debiéndose imputar al ejercicio más antiguo entre los no prescritos.

Y en este punto, también durante el 2017, ha podido haber novedades significativas… La Sentencia del Tribunal Constitucional de junio, declaró inconstitucional la última amnistía fiscal de la que emana el modelo 720. Sin embargo, entiende el Tribunal que, por el principio de seguridad jurídica, debían declararse no susceptibles de ser revisadas las regularizaciones realizas al amparo de dicha amnistía. ¿Cabría entender, entonces, que, en base al mismo principio de seguridad jurídica esgrimido, no debería privarse de la institución de la prescripción a aquellas personas que tenían la prescripción ganada cuando entró en vigor el modelo 720?

Sin duda, éste es un buen momento para replantearse regularizar aquellos bienes no declarados.

Leave a Reply

Your email address will not be published.